Home Edición Nº 7 Lo que se espera de la nueva TV chilena

Menú principal

Viento Patagon

Banner

Cluster en Chile

Banner

Sexto Sentido

Banner
Banner
Banner
Lo que se espera de la nueva TV chilena Imprimir E-mail
Escrito por Francisco Aravena   

Junto con el cambio histórico en calidad de imagen que experimentara el próximo año la televisión chilena, se espera que la industria también mejore en sus contenidos, aumentando la oferta de canales culturales, regionales y comunitarios.

 

 

 

 

Pasó como una noticia más. Dos o tres días en los medios y el hecho pareció olvidado. Pero lo cierto, es que durante el próximo año, la aprobación de la norma de televisión digital será un suceso que va a cambiar la forma de ver y hacer televisión en Chile.

 

Elegir la norma japonesa ISDB-T no fue fácil para el Gobierno. La discusión ya era bastante dispar en el mandato del ex Presidente Ricardo Lagos, y se prolongó durante los tres primeros años de la administración de Michelle Bachelet. Para entonces, ya se pensaba en que la Mandataria optaría por la norma DVB-T europea, mientras que los canales de televisión hacían lobby por la norma ATSC estadounidense. Pero nada de eso ocurrió y el consenso optó por la norma japonesa ISDB – T, gracias dos grandes ventajas: el menor costo económico para los usuarios y la calidad técnica de las señales.

 

Junto con dar a conocer la nueva norma este año, la Presidenta Michelle Bachelet, anunciaba las buenas nuevas que esta traería para los chilenos. Mayor cantidad de canales de todo tipo y de marca nacional, creación de programas por parte de los propios usuarios lo que fomentará la participación de las regiones en la parrilla programática, y quizás lo más importante, un bajo costo para los televidentes. Junto a esto, la característica más “innovadora”: la posibilidad de recibir las señales de televisión en el celular, y en cualquier parte del país.

 

Pero más allá de las ventajas técnicas de la norma japonesa, “la transición a la televisión digital es aún más importante que el paso del blanco y negro al color”, aseguraba el subsecretario de Telecomunicaciones, Pablo Bello.

La frase se sustenta en que el paso a la televisión digital garantizará al menos 180 señales de televisión de calidad estándar, 60 de ellas en alta definición, aunque se cree que en la práctica serán mucho menos debido a la ley que la regula. “Desde el punto de vista técnico, hay más espacio para más canales y dentro de cada uno ahora hay más señales. Cuántas se van a desarrollar en la práctica depende de la ley”, explica Bello.

Sobre el contenido de los canales, la misma normativa obliga a que al menos un 40% de esas señales estén reservadas para canales regionales, comunitarios, educativos y culturales. Y para fomentar el desarrollo de estos canales, el Gobierno ya ha pensado en un programa de cooperación, en alianza con Japón y Brasil. Este último país pionero en la aplicación de la norma nipona en Sudamérica. “El proyecto de ley contempla que haya subsidios a los canales que no tienen viabilidad comercial, que son aprobados por el CNTV, pero adicionalmente, y a propósito de la norma, hay un programa de cooperación que se va a realizar con el gobierno japonés y brasileño que también va a significar un apoyo en el desarrollo de estos canales”, aseguró el ministro de Transportes y Telecomunicaciones, René Cortázar, aunque sin especificar cuáles serían los montos.

La ley permite, además, que los canales tengan la posibilidad de entrar al sistema a través de terceros, empresas que siendo dueñas de señales, cobren una especie de “peaje” para que otros lo puedan utilizar. Esa es una de las particularidades de la televisión digital, que en la señal que emite un canal en la actualidad podrán generarse hasta 5 canales en el futuro. Con todo, los canales pequeños tendrán la posibilidad de acceder a financiamiento tanto para comprar sus propios transmisores, como para pagar un peaje por utilizar intermediarios.

Cómo y cuándo ver TV Digital

Si bien la señal digital comenzará a regir en nuestro país a contar del próximo año, la señal análoga (la que actualmente poseen los televisores) estará vigente hasta el 2017. Dicho año, la televisión con antena dejará de existir en Chile, y todas las casa deberán tener el decodificador necesario para la señal digital.

Los usuarios que quieran comenzar a ver las mejoras en la calidad de televisión desde al próximo año, podrán hacerlo en su televisor de siempre al conectar un decodificador, aparato que se encargará de convertir la señal y hacerla visible para los televisores analógicos, o comprar un televisor que traiga la norma incorporada, que cuando lleguen a Chile, deberían tener costos similares a los de los televisores que actualmente están en el mercado.

Situación idéntica sucede con los plasmas y televisores LCD, que se han transformado en la gran tentación de ventas luego de anunciada la norma. Según Sergio Olavarría, director del departamento de Ingeniería Eléctrica de la USM, “ningún televisor vendido en Chile tiene incorporada la norma japonesa. No importa cuán moderno sea o si puede reproducir imágenes en alta definición, no podrá recibir la señal digital abierta si no tiene un decodificador”. Dicho aparato decodificador oscila entre los 22 mil y los 55 mil pesos, en el mercado chileno, aunque siempre dependiendo de la calidad, ya que también los hay de 300 mil pesos.

Y este último punto uno de los que zanjó la discusión sobre la elección de la norma por el Ejecutivo. En Brasil, país que lleva tres años con la aplicación de la norma nipona, sólo el 0,3 por ciento de los hogares han adquirido el conversor necesario para la recepción eficaz de las señales televisivas, por el sólo hecho de sus altos precios. Por ello se especula que entre otras cosas, Chile optó finalmente por la norma japonesa luego de un intenso lobby del gobierno de Lula, con el interés del ingreso de los países vecinos al sistema para, a través de una economía a escala, se produzca una baja considerable en el costo de los dispositivos.

 

 

 

 

Recuadro

· ¿Qué pasa con la TV por cable? Quienes ya tienen un decodificador por el que ven televisión por cable, el problema de la conversión y el decodificador ya está resuelto, y dependiendo del tipo de decodificador que tengan, podrán disfrutar la televisión digital sin la necesidad de hacer ningún cambio.

 

· ¿Me compro un televisor nuevo? Según Sergio Olavarría, director del departamento de Ingeniería Eléctrica de la USM, pronto deberían bajar los precios de estos equipos para deshacerse del stock. Usted puede usarlo por ocho años -sin decodificador y sólo accediendo a TV análoga- o comprarse un adaptador a partir del próximo año, si es que quiere ver televisión digital abierta.

Fuente: Valor-Futuro /UTFSM

 

 

 

 

 

 
Banner
Banner
 

Agua Limpia

Banner

Hiroshi Tasaka

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner